Las personas están por encima de cualquier ideología. Subir el Salario Mínimo Interprofesional dignifica su día a día

El incremento hasta los 1.080 euros mensuales del SMI es “un logro colectivo que nos convierte en una sociedad más justa, conseguido gracias al diálogo y a la negociación” en palabras de Begoña Nasarre. “Estamos hablando no solo de llegar a fin de mes, sino de un futuro mejor para miles de familias altoaragonesas”.

80 euros más al mes supone algo tan básico como poder encender más tiempo la calefacción o mejorar la alimentación de miles de familias altoaragonesas”. La subida del Salario Mínimo Interprofesional, aprobado esta semana por el Gobierno de Pedro Sánchez, supone, en palabras de la diputada Begoña Nasarre, “un logro colectivo que nos convierte en una sociedad más justa”.

Estamos hablando no solo de poder llegar a fin de mes, sino también de un futuro mejor para los casi 20.000 trabajadores altoaragoneses que, según estimaciones, van a percibir esos 1.080 euros ya en febrero y con efecto retroactivo al 1 de enero”.

Algo, recuerda la diputada socialista en el Congreso, conseguido gracias al diálogo y a la negociación, “que es como se consiguen los avances importantes, hablando. Sin estridencias, sin esperpentos televisados. Una vez más, frente al ruido, este gobierno responde con hechos”.

Begoña Nasarre explica que la subida del 8% en el SMI “va a beneficiar sobre todo a mujeres y jóvenes. La brecha de género y la intergeneracional, en cuestiones laborales, sigue reduciéndose desde la llegada de Pedro Sánchez al Gobierno”. En 2018, un trabajador a jornada completa que cobrara el SMI estaba percibiendo 735€ en 14 pagas, este 2023 la nómina ascenderá a 1.080 euros, “o lo que es lo mismo, una revalorización que se aproxima al 47% en estos cinco años”.

La altoaragonesa señala que, “además de los beneficios que esto supone para miles de trabajadores y sus familias, hay que ver también el efecto económico en el consumo. El Banco de España reconoció el pasado mes de diciembre el impacto positivo de la subida, pues crecía el gasto en un contexto de crisis de inflación como el actual”.

En resumen, concluye, “es una subida que primero se dirige a los más vulnerables, pero que luego beneficia al conjunto del país”.