El PSOE en la Diputación Provincial de Huesca pide corregir los desequilibrios en la financiación local y que la mayor aportación exigida por Zaragoza se destine a políticas que frenen la despoblación en Aragón

El Grupo Socialista en la DPH pide que tanto el Ministerio de Hacienda como el Gobierno de Aragón tengan en cuenta criterios de igualdad entre ciudadanos, así como de cohesión social y territorial.

No es la primera vez que levantamos la voz contra la discriminación que sufren los pequeños municipios en la financiación que reciben por parte del Estado. La brecha entre estos y las grandes ciudades supone un gran desequilibrio a la hora de prestar servicios en igualdad de condiciones”. Con estas palabras, el portavoz socialista en la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Biescas, defiende la propuesta de resolución que el grupo presentará en el próximo pleno de la institución.

Recuerda Biescas que los servicios “han de prestarse por igual a todos los habitantes, independientemente de donde vivan. En las ciudades grandes como Zaragoza es más sencilla su planificación y gestión y el coste por habitante es menor, mientras que en el medio rural, son mucho más elevados debido a su particularidad orográfica y de dispersión de la población. Si pretendemos reducir la brecha entre los habitantes de las ciudades y de los pequeños municipios al menos la financiación por habitante debería ser la misma”.

La propuesta de resolución que el Grupo Socialista en la DPH presentará para su debate en el próximo pleno, pide por un lado que el Ministerio de Hacienda, en el reparto de la financiación local, corrija el desequilibrio existente entre los municipios de más de 75.000 habitantes y los que no superan esa barrera, que supone que los primeros reciban algo más de 400 euros por habitante frente a los 200 aproximadamente que perciben los segundos, y tenga en cuenta criterios de igualdad entre ciudadanos y de cohesión social y territorial.

Esta situación posibilita que puedan aplicar políticas de bonificaciones fiscales, algo que casi es imposible en el medio rural. Biescas pone como ejemplo Zaragoza, que bonifica en un 95% el IBI, el ICIO, o el IAE, además de rebajar el precio del suelo para las empresas que allí se instalen, “lo que deja en clara desventaja competitiva al medio rural”.

Por eso, explica, “no entendemos la actitud del alcalde de Zaragoza, pidiendo aún más aportación económica del Gobierno de Aragón, además de poner en duda y criticar los proyectos turísticos que se van a impulsar en nuestra comunidad gracias a los Fondos Europeos para Destinos Turísticos Sostenibles y de Movilidad en Destino”.

Asimismo, los socialistas de la DPH instan al Gobierno de Aragón a que no ceda ante las presiones del alcalde de Zaragoza con su exigencia de mayor financiación a la ciudad y que esos recursos sean destinados al medio rural, obedeciendo a criterios que conlleven una verdadera cohesión social y territorial y lucha contra la despoblación dentro de la Comunidad Autónoma.

El portavoz socialista en la Diputación Provincial de Huesca añade que “esa financiación extra que exige el alcalde zaragozano debería ser prioritaria para invertir en la zona rural con criterios de despoblación y de cohesión territorial de nuestra Comunidad Autónoma”.